domingo, 7 de septiembre de 2008

Revolviendo

Hola holita, compañeros del metal (del heavy, no de las refinerías)!!

¡Uff, cuanto tiempo sin postear! Ojalá pudiera decir que la pereza veraniega me ha podido, pero mentiría como un bellaco. Bueno algo de pereza ha habido, pero principlamente este verano me he convertido en un superhéroe: el Increíble Ikea-Man!!

Asín es; la perspectiva de la paternidad está provocando una terrible ola de reformas caseras encaminadas a hacer sitio en casa a la vástaga. Así que a la vitrina para los tebeos de Ikea y a la mesa despacho de Ikea se han sumado la cunita de Ikea, el cambiador de Ikea, el armarito de Ikea, el sinfonier de Ikea y la luxación de muñeca de tanto apretar tornillos de Ikea. Eso sin contar con la complementaria sesión de pintar el cuarto de la niña, esto ya sin ser de Ikea.

No quiero desperdiciar la oportunidad, aunque ya hayan pasado unas semanas de comentar el bombazo del verano, osea, el TDK. Me va a a ser difícil meter el dedo en la yaga, con lo que me gusta a mi eso, pero por poner unos peros a la película: parece que es imposible hacer una película de Batman en la que el Joker no le robe protagonismo al Orejas; me sigue chirriando el traje-armadura (lo siento, Sergio); la sucesión de anticlímax del final me pareció exagerada, se perdía la sensación de culminación. A parte de eso, morcillón que salí del cine.

Justo lo mismo que con esa parodia que ha sido Hellboy II. Maremiamaremia... ¿Pero que ha pasado, que Del Toro estaba borracho y Mignola ha pasado del tema o qué? Aparte de que es ñoña de cojones, ése no es Hellboy, ésa no es Liz Sherman y, desde luego, ése no es Abe Sapiens. Y ésa no era una historia de Hellboy, coño, era una historia de hostias una detrás de otra. "No va a haber artes marciales," repondió Del Toro cuando le preguntaron por Hellboy I. Se ve que en la segunda ha cambiado de opinión. En fin...

El pasado viernes 29 fue mi cumpleaños (35) y hubo lluvia de tebeos. El más mejor de todos, el que me dejó listo de papeles, el Omnibus Captain América, que recopila los primeros 25 números de la serie nueva de Brubaker, más el especial 65 Aniversario, en hardcover con solapas. Vaya delicia. Y vaya tochazo. Que lo tengo que leer con atril. Pero no me importa, mola que te cagas. Entre esto y la colección completa de Sleeper (Edición Norma) más Point Blank, me he pasado unos días completamente brubakerizado.

A mi media naranja le dieron vacaciones a finales de agosto y nos fuimos a Huelva, a un hotel de esos con todo incluido. Así que nuestra vida fue, básicamente, levantarnos por la mañana, desayunar, ir a la playa, de la playa a la piscina, de la piscina a almorzar, de almorzar a echar la siesta, de la siesta a la playa, de la playa a la piscina, de la piscina a cenar y de cenar a dar un paseo y a dormir. Suena bien, ¿verdad? Pues a partir del segundo día nos estábamos subiendo por la paredes. Joder que aburrimiento. A mi me molan la vacaciones de irme a un sitio a ver cosas que no conozco, de pataer calles y caminos, de volver más delgado de lo que me fui, y no con cuatro kilos más que he ganado en Huelva. Claro, como que en mi vida he tomado primer plato, segundo plato y postre para cenar. ¡Maldito buffet libre!

Después de eso, hubo unos días de tensión por cuestiones laborales. No saber dónde vas a trabajar este año, con lo ancha que es Andalucía, se hace duro. Y lo que es más importante: no saber si la incorporación al curro te va a joder el viaje a Avilés, ¡lo es aún más! Por suerte, todo se resolvió de manera satisfactoria, y bastó una pequeña interpretación (digna de Oscar, eso si) desde los cuartos de baño de la Casa de la Cultura de Avilés para justificar mi no asistencia al claustro de principio de curso. Almodóvar, cuando quieras soy tu hombre... umm, bueno, no, no soy tu hombre, no nos equivoquemos, ¿eins?

Ya realizaré una detallada crónica del viaje, o lo detallada que mi escaso intelecto me permita. Baste saber que este año ha habido luces y sombras, aunque al final las sombras has sucumbido a las luces, gracias, como siempre, a los colegas, y a algunos que ya más que colegas son hermanos.

Hasta dentro de unos días!!

9 comentarios:

Sr.Zero dijo...

Pues a mi HELLBOY II no solo me parecido un soberano peliculón como pocos, sino que reconozco perfectamente a los personajes y el ambiente asi como tambien es cierto que se desmarque del habitual tono oscuro mas tipico de los comics. Pero que sepa usted que mignola ha estado ahi en todo momento dando su visto nuevo. No es igual que en los comics nunca lo es, pero esa cuento con el que comienza la pelicula es tipico folklore del que se fija mignola. Ademas solo por el espectaculo delicioso que crea Del Toro merece la pena. Y mencion especial las peleas, eso si que son peleas bien hechas. He dicho

FranciX dijo...

Ahora toca aguantar el síndrome nido.

Alberto Díaz dijo...

Zero, si piensas eso, es que pocos cómics de Hellboy has leído. Claro, como todavía no ha hecho ningún crossover con Spiderman...

Muy maaaaal... ya me has dado otro argumento con el que picarte, ñia, ñia, ñia.

Alberto Díaz dijo...

Francix, calla anda, que recién llegado de Avilés me enseña mi mujer la ropita que ya ha comprado pa la niña y casi se me escapa una lágrima. No somos nadie...

Statue Hunter dijo...

Te has planteado hacerte accionista de IKEA???

Bruce dijo...

"levantarnos por la mañana, desayunar, ir a la playa, de la playa a la piscina, de la piscina a almorzar, de almorzar a echar la siesta, de la siesta a la playa, de la playa a la piscina, de la piscina a cenar y de cenar a dar un paseo y a dormir."
Os olvidásteis de hacer la caidita de roma, no me extraña que os subiérais por las paredes...

Sr.Zero dijo...

Pues no se cuantos me abre leido, de entrada todos los que se han publicado en España si es que eso sirve de algo. Pero claro pena que usted parece pensar que yo solo leo Spiderman. Leer lee mucho usted pero que poco conoce al Sr. Zero ;-) Y pique, pique lo que quiera, que efectos ya no producen sus pinchazos :-D Salud y tebeos. (que poquito te queda para quedarte sin presupuesto para tebeos, jejeje)

Alberto Díaz dijo...

Aings, zero, no se me ponga asín... ¡que es justo lo que pretendía! Y claro que no siente los pinchazos, ya sabe, los nervios tienen una tolerancia y a partir de un umbral, se pierde sensibilidad ;)

A propósito, me alegra sabr que ha descubierto usted a Marini.

Alberto Díaz dijo...

Bruce:

...¿Es que "siesta" no es suficiente eufemismo?